Qué le sucede al cuerpo cuando realizás actividad física

Cuando realizamos ejercicio los cambios se empiezan a notar en los primeros días.

Aunque nuestro cuerpo está diseñado para movernos y estar activos, todavía hay muchas personas sedentarias que ignoran que siempre que la actividad física se realice bajo un asesoramiento médico deportivo, el deporte va a tener muchas más ventajas que inconvenientes.

Los efectos inmediatos del ejercicio físico en una persona que nunca ha practicado deporte y decide cambiar de hábitos son conocidos, tal y como explica Pedro Manonelles Marqueta, presidente de la Sociedad Española de Medicina del Deporte y Cátedra Internacional de Medicina del Deporte. “Aumento de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial, sudoración, sensación de calor, cansancio y pesadez/dolor muscular. Al día siguiente, cansancio y dolores musculares y actualmente denominado DOMS (dolor muscular de inicio tardío). Todo ello, en función del tipo de deporte que se practique”.

Los expertos insisten en que practicar deporte tiene grandes beneficios en nuestro cuerpo y nuestra salud.


Con el tiempo se van produciendo adaptaciones en el organismo en función del deporte que se realice, pero básicamente, cuando el ejercicio se convierte en un hábito se produce una disminución de la frecuencia cardíaca de reposo, una mejor tolerancia al esfuerzo (se puede practicar deporte a más intensidad y velocidad, con menor cansancio), se reduce la fatiga para esfuerzos similares realizados antes de estar entrenado, hay un aumento de la fuerza y de la velocidad (especialmente si se han entrenado aspectos de la fuerza) y también mejora la coordinación.

El ejercicio físico ayuda a prevenir muchas enfermedades y a controlar algunas muy prevalentes como pueden ser la obesidad, la diabetes o la hipertensión, entre otras.

Los cambios, ventajas y beneficios generales estarán supeditados al tipo de ejercicio que se realice (no es lo mismo caminar a paso ligero, que nadar o apuntarse a un gimnasio para ejecutar ejercicios de musculación, por ejemplo). 

imageCORREDORES Y SU CUERPO

Beneficios psicológicos

Además del impacto positivo que tiene el deporte en el estado físico y la prevención de las enfermedades, los expertos destacan otra pata imprescindible que todos aquellos que quieren adquirir un hábito deportivo deben tener en cuenta: los beneficios psicológicos del ejercicio físico.

Si se practica deporte por gusto y decisión personal, se produce un mayor equilibrio psicológico, mejora de la autoestima y la confianza en uno mismo. También disminuye la ansiedad, el estrés y la depresión.

A nivel sociológico mejora la socialización y las relaciones interpersonales entre los deportistas. “Eso es muy muy importante en edades superiores a 65 años cuando suele aparecer una desconexión con el trabajo y con las relaciones sociales. El deporte ayuda a mantenerlas o a abrir nuevos campos. Año tras año vamos encontrando evidencias que demuestran que hay nuevas mejorías en aspectos relacionados con la salud”.

Respecto al estrés, un estado que cada vez es más frecuente en la sociedad actual, Beas hace hincapié en que hay sobrada evidencia sobre el efecto ansiolítico del ejercicio físico practicado regularmente y de una forma placentera. “Si el deportista se lo impone como obligación, como algo que tiene que hacer y no disfruta con ese ejercicio, puede ser contraproducente cuando estamos manejando situaciones de estrés; pero si el deportista disfruta con la realización de ejercicio físico, también está demostrado que tiene un efecto ansiolítico muy eficaz”.

Resultados en poco tiempo

¿Cuánto tiempo es necesario practicar deporte para notar estos beneficios? Normalmente si hacemos deporte regularmente (al menos cinco veces a la semana, una hora al día), notaremos los efectos prácticamente desde la primera o segunda semana. “El deportista va a notar una pérdida de peso y mejores condiciones físicas”, indica Beas.

Atención a la recuperación

El último paso que no hay que obviar después de una sesión de actividad física es la recuperación. Ésta dependerá del tipo de intensidad, pero en general las recomendaciones para un deportista amateur son sencillas: hidratarse, estirar, ducharse, hacer una comida saludable y por último, descansar para evitar lesiones.

Compartir:

Más noticias SANUS ...